Dái 14, mes 11, año 0

Alberto amenaza a Paco con cancelar la boda. No puede hacerlo, pero puede impedirle asistir, que es casi lo mismo. Se escuda en que no puede perder a nadie en estos momentos tan críticos para el país.

Estoy segura de que está disfrutando muchísimo siendo el responsable directo de Paco. Ni siquiera ha podido venir a casa a contarme lo de la boda, no lo ha dejado salir.

Y encima mi padre dice que se aplaza. ¿Cómo iba a ser de otra manera? Es militar, para él, lo primero es el país.

Pero, si se cancela, ¿qué pasaría con tu trabajo?

Mientras durase DEFCON 3, nada. En cuanto acabase, me suspenderían de empleo y sueldo hasta que se aclarase nuestra relación.

Alberto no solo puede privarlo de la boda, también del trabajo y de su reputación. Podría convertir a Paco en un Paria. Es culpa mía, mis ansias por cambiar las cosas me han llevado a expulsar de mi lado a todo el mundo que me quiere. Lo hice con Ur y ahora con Paco. Tal vez mi primera víctima fuese Clara. ¿Haría algo que condujese a la denuncia de Paqui? ¿Fui poco cuidadosa?

De poco me sirve pensar en esas cosas, pero no puedo evitarlo. Sé lo que quiere Alberto. Quiere ver cómo me arrastro, cómo le suplico que no cancele la boda, que le permita a Paco conservar su trabajo. Solo quiere que me entregue a él, que reconozca que lo necesito.

No pienso hacerlo. Sería la manera de que Paco se librase de Alberto, pero no quiero hacerlo. No quiero que ese desgraciado me ponga una mano encima, ni siquiera quiero que me mire. ¿Soy una egoísta? ¿Soy una mala persona?