Día 1, mes 11, año 0

Cami alimenta todas mis dudas sobre la boda. Hoy era la última prueba del vestido y, mientras la modista hacía su trabajo, no ha parado de hablar de hipotecas, de mascotas y de niños. Cosas que no me había planteado y que no quiero añadir a mi vida. Me caso para que no nos despidan, para que nos dejen en paz. Los extras que se dan por hechos no los quiero.

Además, me incomoda mucho que su propia hermana me hable de sexo, hasta la modista quería saber cómo nos va en la cama. ¿Qué podía decirles? Nunca he tenido sexo con Paco, he tenido que tirar de cine.

La semana que viene tendré que volver a recoger el vestido con los últimos arreglos, y tengo claro que no quiero volver a pasar por el mal rato de una conversación subida de tono.