Día 15, mes 4, año 0

Hay un local en alquiler en los callejones por los que voy al trabajo. Hoy me he fijado y no tiene lector de tarjetas en la puerta. Tal vez sea uno de los pocos locales que quedan en que la persiana va con llave. Sería una solución perfecta a las noches en las cafeterías. Tendría un sitio tranquilo en el que trabajar por la tarde y podría estar por la noche en casa.

Tengo que pensarlo. Me parece una idea tentadora, pero, al mismo tiempo, tengo la sensación de que me echan de mi propia casa.