Día 18, mes 1, año 0

Me pesan los ojos y tengo un dolor de cabeza terrible. He dormido fatal. Pasé toda la noche esperando que viniesen a detenerme por incumplir la sanción. Solo he dejado de torturarme cuando el miedo a quedarme dormida y llegar tarde otra vez ha borrado la culpa y me ha desvelado por completo.

Lo único bueno es que me podré preparar el tupper. Quería escribir antes de ponerme a cocinar porque es increíble que no me diese cuenta hasta anoche. A las nueve de la noche no solo me cortaron la luz, sino que se me apagó hasta el móvil. Me sentía tan atrapada en casa, a oscuras, que salí a pasear. Mis pies me guiaron hasta el bar sin que me diese cuenta. Cuando fui consciente de que estaba pasando algo raro, ya me estaba llevando el botellín a la boca. La TC no debería haberme dejado entrar. Tantos años yendo al mismo bar y nunca me había dado cuenta de que no tiene lector de tarjetas en la puerta.

Le habría preguntado a Ur si para eso no hubiese tenido que reconocer que estaba incumpliendo una sanción. Ni siquiera disfruté de la cerveza, pensando que estaba haciendo algo malo.