Día 18, mes 4, año 0

¿Dónde me estoy metiendo? Me siento eufórica y al mismo tiempo noto que es un sentimiento fuera de lugar. He metido los pies en el agua turbia de ese mundo que desconocía.

Después de que Fuckingmaster me haya obligado a quedar con Bela, he decidido alquilar el local y descubrir quién es él y en qué trabaja. Volví a por el número de teléfono y llamé ayer mismo. Acabo de recoger las llaves hace un rato.

El chico que se ha presentado a la cita no se ha quitado la capucha en ningún momento y no he llegado a verle la cara. No hay contrato, le he dado el dinero del primer mes en mano y me ha explicado cómo funcionan las cosas. El día uno de cada mes, el dinero tiene que estar en una taquilla de la estación de tren. El primer día que falle, me cambia la cerradura y se rompe el acuerdo. La luz está incluida en el precio.

Huele a delincuencia y, aun así, me parece emocionante. Al fin y al cabo, lo que hago tampoco es demasiado legal. ¿Estará entrando en mí este mundo gris tanto como yo entro en él?