Día 19, mes 4, año 0

Todo parecía perfecto, pero no había pensado en la conexión. No tengo conexión a Internet.

Hoy he estrenado el local. He salido con la mochila del gimnasio y con el clonador de tarjetas. La mochila es solo para que Paco no se preocupe si vuelvo tarde a casa, no hay riesgo de que quiera venir al gimnasio porque es alérgico al deporte. El aparato lo he cogido para poder comprar un ordenador nuevo.

Con mi sueldo no me da para amueblar el local, así que he montado el ordenador encima de su propia caja y yo me sentaré en el suelo. Ha quedado más o menos bien para que no me deje las cervicales, pensaré más adelante si necesito o no una mesa. Al encender el PC es cuando me he dado cuenta de ese pequeño detalle que había pasado por alto.

Ni la red pública ni contratar el servicio son opciones viables. No me sirve de nada alquilar un local al más puro estilo mafioso si luego tengo que dar mis datos o registrar mi TC para tener Internet. La única alternativa es usar la conexión de algún vecino.