Día 19, mes 9, año 0

Torturarme no era suficiente, detener al que me ayudó a salir de allí tampoco, tenía que joder también a Paco. Ha presentado una moción de competencia. ¿Cómo puedo protegerme de alguien como él? Está realmente dispuesto a joderme la vida y no parece que le esté costando mucho. Me siento desvalida y lo peor es que Paco está sufriendo, aunque yo no sea la única causa de su sufrimiento. Alberto se alimenta de rencor.

—¿Por qué hace esto? ¿Qué tiene contra ti, Paco?

—Por nuestros padres, por lo de hace unas semanas, por ti o por lo de hoy, quién sabe. Está mal de la cabeza.

—¿Vuestros padres?

—El padre de Alberto fue jardinero de mi padre. No acabaron muy bien que digamos…

—Pero eso fue hace mucho, ¿no?

—Habrá sido lo de hoy, entonces. Qué más da, en la cabeza de Fuckingmaster todo son ofensas.

—¿Qué ha pasado hoy?

—Me he negado a hacer un trabajo que me ha encargado.

—¿Qué te has negado a hacer?

No me lo ha contado. No puedo dejar de pensar que le ha dado a Alberto la excusa perfecta para presentar la moción de competencia. Admiro que tenga el valor de plantarle cara, así que no le he dicho nada, pero solo le va a traer problemas.

Ojalá apruebe.