Día 2, mes 2, año 0

La cita con Paco ha ido mucho mejor de lo que esperaba. Imaginaba que saldría el tema de la cena, de lo capullo que fue Alberto y de que acabé como una cuba, pero tengo que reconocer que Paco ha conducido la conversación por senderos bastante seguros. Nos hemos puesto al día sin entrar en exceso en el espacio más íntimo.

Me lo he pasado bien y lo único que me ha tenido un poco inquieta es no acordarme de él en la época en la que íbamos juntos al colegio. Las cosas le van bastante bien, consiguió entrar en Ingenieros Maravillosos, al principio como developer y ahora como administrador de sistemas. Ha conseguido que me olvidase completamente de Alberto y de Clara mientras me explicaba a qué se dedicaba y cómo trabajó con las mismísimas TC.

Ha ido tan bien que, cuando nos hemos despedido, me he visto con ánimos de volver a intentar conseguir un libro electrónico. He vuelto a casa a por el clonador y esta vez he conseguido comprarlo.

Tengo que agradecer ese impulso de decirle que sí a Paco, porque ha conseguido sacarme de una espiral que no me llevaba a buen puerto.