Día 22, mes 5, año 0

Tenía muchísimo miedo a la cita con Bela. Justo antes de salir de casa, el primer mensaje de La Cripta me ha dado las fuerzas necesarias para sobrellevarlo. No es gran cosa, pero espero que sea el primero de muchos. He pasado todo el camino hasta el café imaginándome cómo crecerá la web con el boca a boca para no ponerme nerviosa.

Al final, los nervios han sido para nada, porque ha ido estupendamente. Alberto no se ha presentado y he podido contarle las vacaciones. Bela, incluso, hacía preguntas y comentarios de tanto en tanto. Cuando nos hemos despedido, me sentía bastante a gusto, aunque reconozco que los dos besos me han pillado por sorpresa.

P.S.: Este es el primer mensaje de La Cripta: «El poder sentarse en el metro no debería ir ligado a la reputación».