Día 22, mes 7, año 0

Me he pasado todo el fin de semana mirando páginas web de bodas, de vestidos, de restaurantes, de copisterías y de imprentas viejo estilo… He acabado saturadísima y cansada. Paco, en cambio, parece inmune a esas cosas. Es como si hubiese soñado con preparar una boda toda su vida.

Por mucho que nuestra última pelea sea reciente, ayer por la noche no podía más y bajé un rato a ver a Ur. Charlar con él fue un bálsamo estupendo, y más teniendo en cuenta que hacía un montón de tiempo que no nos veíamos. Hablamos brevemente sobre los centros de investigación, pero Ur no sabe nada que no diga ya su propio nombre: hacen pruebas médicas a cambio de reputación. El tema duró poco porque había otras cosas que contar.

Hoy, en el comedor, he tratado de averiguar qué tienen de terrible los centros de investigación. Si Alberto los usó como amenaza, deben esconder algo más que simples ensayos clínicos. Ninguno de los Parias con los que he hablado ha querido decir nada, pero no pienso rendirme. Seguiré probando a lo largo de la semana.