Día 23, mes 11, año 0

He dormido en el local. No tenía ganas de volver a casa y ver a Paco, ni tampoco de pensar en él, así que he estado trabajando en las tarjetas de ciudadano y en La Cripta. Quiero tener lista una TC para cada habitante de $región, y de más allá si puedo. Estoy tratando de que todos los mensajes publicados en La Cripta —ya hay más de quinientos— aparezcan también en las páginas de quejas de las comisiones de barrio.

El trabajo me ha ido bien, pero me cuesta deshacerme de la rabia que siento. Paco se ha portado siempre muy bien conmigo, pero últimamente… Parece que lo primero siempre es él, su trabajo, su reputación, su padre y sus problemas. Yo también he sufrido el estrés de la boda y los insultos y las pullas de Fuckingmaster, podría tenerlo en cuenta.

Me siento como si me hubiese obligado a irme de mi propia casa.