Día 24, mes 9, año 0

Mientras Alberto intenta destruir mi mundo, yo me he propuesto destruir el suyo, ese en el que la reputación le ha dado un poder y una soberbia que no debería tener. Si hundir el sistema es la única manera de que no le haga daño a nadie más, dedicaré mi vida a ello.

Además, el trabajo es tan efectivo como autolesionarme. No me he permitido ni un respiro para aprovechar el tirón de todo lo que ha pasado estos días con Ramiro Tolosé y con Milo Esteban. Lo que pretendo es conseguir acceso a Social.you y publicar en nombre de algún famoso. Si alguien conocido defiende a Ramiro o ataca a Milo, el tema no caerá en el olvido y tal vez la gente empiece a sumar sus opiniones. En ese momento destaparé todo lo demás.

El problema es que conseguir acceso a la red social está siendo misión imposible y el tiempo para que el mensaje sea efectivo se agota. Tengo un as en la manga, pero me resisto a usarlo. Tengo la tarjeta del ciudadano de Lidia Mena y su contraseña, pero me parece una actriz estupenda y mejor persona. Ya le hecho daño a demasiada gente, Eduardo es solo el último de ellos. No quiero ser responsable de la desgracia de nadie más.