Día 25, mes 3, año 0

Ha sido un día difícil. Había decidido dejar a Javier, pero, cuando lo he tenido delante, no he sido capaz. Estaba tan metida en lo que estábamos hablando que nos hemos despedido y ni siquiera he pensado en lo que tenía que hacer.

—Por cierto, mira esto. Ya te dije que lo aprovecharían para algún movimiento político.

—¿Que aprovecharían el qué?

—La noticia del otro día, la de los traficantes de tarjetas. Oh, perdona, ese día no estabas muy fina.

El mem planea retirar la TC a los Parias

Después de leer la noticia entera, no hemos estado mucho más juntos, necesitaba preguntarle a Paco si sabía algo de Paqui y su marido. Mi intención cuando fui a aquel hotel del amor era darles un escarmiento, enseñarles a no meterse en la vida sentimental de los demás, no que acabasen acusados de tráfico de tarjetas.

—Paco, ¿sabes lo que pasó con Francisca y Manuel?

—…

—¿Paco?

—No sé si puedo contarte este tipo de cosas. Tengo un acuerdo de confidencialidad.

—¡Paco, no me jodas! Me pasé dos días en el calabozo, tengo derecho.

—Se ha registrado actividad de las tarjetas de Manuel y Francisca después de su detención. Creo que usarán su historia, un poco adaptada, para algo.

Las insinuaciones son muy graves, pero lo peor de todo es la tranquilidad con la que lo dice. Usarán pruebas falsas, destrozarán, o más bien destrozaré, la vida de dos personas y lo que más le preocupa es el acuerdo de confidencialidad.

¿Cómo puede Paco hablar con tanta naturalidad de algo así? He facilitado que destrocen la vida de dos personas como estrategia política.