Día 26, mes 4, año 0

Encontré otro servidor con el mismo error que me dio acceso al que aloja los libros descatalogados. ¡Estoy subiendo La Cripta ahora mismo! La segunda copia estará en un blog de cocina. Lo encontré usando una pequeña araña web que me hice para buscar un error similar al que ya había encontrado.

Es asombroso que la esté colgando, siento una extraña mezcla de sentimientos. Necesito salir, celebrarlo, compartirlo con alguien, pero también ir a casa a ducharme y a descansar, porque estoy hecha polvo. ¿Cómo expresarlo?

Sé que mi padre se sentiría orgulloso de ver lo que he conseguido y eso hace que me sienta orgullosa también. Al mismo tiempo, no puedo dejar de estar triste. Si no hubiese perdido a Clara, nunca habría empezado La Cripta, igual que tampoco lo hubiese hecho sin conocer a Javier, pero ninguno de los dos está hoy para poder compartirlo.

Lo único que queda por hacer es dar a conocer la web. Me abruma un poco porque es lo más complicado. No tengo ni idea de por dónde empezar. Cualquiera puede tener un blog, conseguir suscriptores ya es otra historia.