Día 27, mes 3, año 0

Paco trae sus cosas a casa y no me siento para nada preparada. Hay muchísimos detalles de los que no hemos hablado: cómo pagaremos el alquiler, cómo nos repartiremos las tareas de la casa, qué pasará con las compras…

Me he puesto tan nerviosa al recibir su mensaje que a punto he estado de echarme atrás. Por mucho que trate de convencerme de que todo debería seguir igual, es inevitable que cambien algunos hábitos. Por ejemplo, ahora que viene, ¿qué haré con La Cripta? Justo esta mañana, el programa que hice ha terminado su trabajo y ha encontrado unos cuantos puertos por los que podría conseguir acceso al servidor, ¿cómo voy a comprobarlo cuando Paco esté en casa?