Día 29, mes 8, año 0

Acaba de volver, gracias a Dios. Ya pensaba que no volvería a verlo nunca más, no suele llegar más tarde de las seis o las siete de la tarde. Temía que el desgraciado de Fuckingmaster hubiese hecho como con Javier. Me alegro tanto de volver a verlo…

Lo peor es que tendré que vivir con esta incertidumbre unos cuantos días. Los están auditando. El Gobierno ha decidido que es hora de asegurarse de que todo anda bien en Ingenieros Maravillosos, y el responsable de gestionarlo es Alberto Fuckingmaster. Seguro que ha sido él quien ha sugerido la auditoria.

Me quiere obligar a vivir con estos nervios de no saber si Paco volverá tarde a casa o si ni siquiera volverá. No sé si podré soportar pasar cada tarde con esta sensación hasta que acabe la auditoría. Después de la visita de la otra noche no me siento segura en casa. Sabiendo que él no estará, le he pedido a Paco que baje a comprar un cerrojo. Sé que está reventado y que podría hacerlo yo misma, pero temo un nuevo encuentro con Fuckingmaster…