Día 3, mes 10, año 0

La casa de Ur está vacía, el bar, cerrado. Necesitaba comprobarlo por mí misma, asegurarme de que era real. Se ha ido. Si todo va bien, no lo volveré a ver, y si no… Supongo que nunca lo sabré. Ha sido un paseo corto y triste.

Era un día ideal para beber, pero no me siento con ánimos de hacerlo sola y Paco no ha querido acompañarme. Me prometí a mí misma ser valiente, seguir adelante pasase lo que pasase, conseguir todo lo que me había propuesto.

Me doy un día de tregua, hoy el mundo pesa demasiado.