Día 31, mes 8, año 0

—¿Todavía quieres cambiar las cosas?

—Paco, yo…

—No te preocupes, he decidido ayudarte.

—¿Sí?

—Es una locura, pero he estado dándole vueltas. Tendrás más opciones si te aconseja alguien que ya fracasó.

Me da igual lo que le haya hecho cambiar de opinión, me entusiasma su decisión. Avanzaré más rápido y ya no necesitaré ir al local por las noches. Creo que lo conservaré igualmente para poder lanzar los ataques desde allí, pero viviré más tranquila si no tengo que esconderme también de Paco. Lo que no sé es cómo vamos a gestionar lo de la boda si invierte su tiempo libre en ayudarme.