Día 5, mes 2, año 0

Tal vez haya sido un poco borde. Paco me ha vuelto a llamar para quedar y casi le he escupido el no.

La última vez lo pasé bien con él, estuvimos charlando y consiguió sacarme de un momento muy malo por el que estaba pasando. Gracias a la cita de hace tres días, he podido volver a ocupar mi mente con el trabajo, y con los libros descatalogados cuando lo primero no funciona. ¿Cuál es el problema entonces?

Sería una segunda cita y no quiero nada más que un amigo, pero no sé qué espera él. Los hombres no buscan solo amistad cuando quedan con mujeres.

No es el único motivo, siento que aceptar la cita es como traicionar a Clara. Si supiese que me abandonó, si hubiese cambiado de vida o si estuviese muerta, sería más fácil seguir adelante, pero no sé qué fue de ella. No sé a dónde se la llevaron ni por qué, y me culpo por haber seguido yendo a trabajar día tras día. Peor aún, por quedar con Paco.

Él no tiene ninguna culpa de mis remordimientos, así que supongo que le debo una disculpa.