Día 7, mes 10, año 0

Intento ganar el acceso completo a Ingenieros Maravillosos y sigo buscando información de las tarjetas doradas. Veo cómo todo el escándalo de Milo va perdiendo fuelle y me encantaría tener algo listo ya, pero lo último que quiero es apresurarme.

Entre tanto, puedo ir avanzando también en evitar las sanciones. He conseguido acceso a la sala de mi empresa donde están todos los servidores y routers. Me siento un poco mal por haber engañado a Toni Grins porque siempre es muy agradable conmigo, pero estoy bastante segura de que nadie lo meterá en líos por mi culpa.

Buenos días.

Hola, <Mi nombre aquí>, ¿cómo estás?

Hoy no muy bien, Toni. Lo siento, no tengo tiempo para charlar contigo. He perdido un informe importantísimo. Me van a echar si no consigo rehacerlo antes de la reunión.

¿No puedes recuperarlo de alguna manera?

¡Qué va! ¡Estoy perdida!

Lo siento. No te molesto más, dejo que vayas a ver si puedes hacer algo, buena suerte.

Quizás…, quizás…, ¿no tendrás la llave de la sala de servidores? Quizás pueda recuperar la copia de seguridad.

La tengo, <Mi nombre aquí>, pero no puedo abrirte. Me meteré en un lío. Deberías pedírselo a Óscar.

No me hará caso. Desde que le di plantón, me trata fatal.

Óscar nunca me ha pedido salir, pero Toni no tenía por qué saberlo y no le cae bien, así que esperaba que se pusiese de mi lado. De hecho, él tiene llave de esa sala porque Óscar no quiere hacer horas extra y se la dio para no tener que trabajar si llegaba algo fuera de horario. Una vez dentro, la cosa ha sido fácil, parece mentira que alguien tan vago pueda trabajar para Ingenieros Maravillosos.

«Usuario: root. Contraseña: toor».

Tengo que invitar a Toni a tomar algo, se la ha jugado por mí. Tampoco me irá mal ampliar un poco mi círculo social.