Día 8, mes 6, año 0

He llamado a Bela. Necesito salir un poco del círculo de hombres que me rodea. En la oficina somos bastantes mujeres. Sin embargo, con ellas no podría evitar hablar del trabajo, y la última vez con Bela no fue mal. Lo único que me preocupaba era que se pudiese presentar Alberto o que, después de tantos días de no aparecer, recordase de pronto que existo. Gracias a Dios, no ha pasado ni una cosa ni la otra.

Hemos ido a tomar un vermú. Empieza a hacer buen tiempo y es agradable estar en las terrazas, y todavía más si llevas una semana encerrada. Me he divertido. Bela ha hablado más, sin mencionar en ningún momento el pasado, e incluso nos hemos reído en algún momento. Al final, hasta nos llevaremos bien.

Dicho así, parece que nos estemos conociendo, aunque, con todo el tiempo que ha pasado desde el instituto y lo poco que nos hemos visto…

A Paco le he dicho que me iba a dar una vuelta. No he querido ni mencionarle a Bela porque cualquier mención a ella o a su marido lo pone de morros. Paso de que me regañe como a una niña y me diga con quién puedo salir y con quién no.