Día 9, mes 8, año 0

Estoy nerviosa. Le propuse a Bela que me acompañase a comprar los zapatos de la boda y hemos quedado en un rato. Desde que vamos juntas al gimnasio, nuestra relación ha mejorado bastante, allí dentro puedo hablar con ella sin tener que pensar constantemente en que se presente su marido. Con todo, no estoy segura de que sea una buena idea que me acompañe. Alberto es el que nos canceló la primera fecha de boda, y no es solo eso, es un maniaco, me asusta.

Lo peor, y me cuesta muchísimo ponerlo por escrito, es que empiezo a sentirme algo atraída por Bela. Es un sentimiento que no puedo permitirme, teniendo en cuenta con quién está casada. No puedo meterme en semejante cenagal. Después de lo de hoy, no debería verla más fuera del gimnasio.